10.2.06

BITACORA DE UN PEÓN

Aquel dia, al llegar a casa, encontré el tablero de ajedrez, que juraria haber dejado perfectamente colocado, vacío. No había piezas. Ni un peón siquiera, parecía que hubieran desertado. Estuve un rato buscando las fichas por el cuarto de estar, pero ni rastro de ellas. Encontré, eso sí, un cuaderno de bitácora que no era mío. Ni siquiera conocía la letra.
-Hoy es por fín el gran día, -comenzaba- las jerarquías se terminarán al terminar la batalla. No más blancos y negros sometidos al poder de unos pocos. No más paz entre clases. No más guerra entre iguales. Es el gran día.-
Había páginas y páginas de estrategias que no entendía. Movimientos de las piezas que no alcanzaba a comprender. Cada cierto tiempo había inscripciones lapidarias del tipo "torre blanca, fuera", "alfil negro, fuera" sentenciando el destino de lo que en una ocasion fueron mis piezas del ajedrez.
Reconozco haber imaginado alguna vez algo así,como bromeando. Haber comparado muchas veces el tablero de ajedrez con la estructura mundial, para utilizar un ejemplo sencillo. Pero esto era demasiado.
El bitácora no era muy extenso. La última frase rezaba: "es mi turno, pero no caeré solo, "peón negro, fuera, reina negra, fuera."
Ahora dudo si comprar otras piezas. Dos guerras en tan poco tiempo serían demasiado.


Entre tú y yo...

No hay comentarios:

de cambiar el mundo entre todas o no se puede enseñar sin el ejemplo

Esta semana han pasado muchas cosas... La primera de todas, es que he sacado como media hora para ver las noticias. No me siento orgullosa, ...