10.3.08

Y AHORA KE?

Ya está. Ya tenemos otros cuatro años más de está oh ke maravillosa y feliz democracia super justa y representativa... ay.
No puedo dejar de sonreir...

El miedo al cambio sigue siendo igual de malo que hace 30 años.

Hasta que haya algo ke nos coma las entrañas seguiremos escuchando más vale malo conocido...

A la mierda.





Me quedo con los Peques.

Cuidado, cuidado, cuidado con la vivorita, cuidado con la vivorita, cuidado que te va a picar...

6.3.08

VIENES O VAS?

El tren de las doce acaba de entrar en Atocha repleto de pasteles para mí. No esperan a nadie más porke nadie más viene a por ellos. Sólo yo. ¿A kién se le iba a ocurrir entrar en un tren ke se va a los angares? A nadie, no merece la pena. O eso creen...

El maravilloso mundo de los angares es diferente de lo ke parece, diferente de lo ke te esperas... Es como el paraíso, pero un paraíso entre Cuerda y el Corán. Un paraíso de chicos, cerveza, comida y porros... Un paraíso a mi medida.

Es cuestión de acostumbrarse a levantarse a las 2 y entrar a currar a las 10 de la noche, sabes ke vas a salir tarde, ke durante un tiempo tu vida social va a parecer casi inexistente, ke cuando los demás se vayan a dormir, tú vas a estar de mierda hasta las orejas... Pero te acostumbras...

Ser chica en un mundo de tíos es muy divertido, todos te echan una mano, se interesan por ti, te invitan a café y te siguen por los trenes para ver si necesitas algo. Y vivir entre vagones tiene su gracia.

Hay gente sentada en los asientos de la clase VIP (o club) bebiendo cerveza y viendo una peli, dicen que para comprobar el sonido, pero yo creo ke siempre se escucha bien. Hay reuniones clandestinas de alemanes "a las 3, tren 12, coche 8, grande hablar y grande cerveza", te invitan en secreto para que no se entere el jefe. Hay chicos con rastas ke aparecen de la nada y se sientan a contarte historias para ke no te aburras, chicos con el pelo largo ke te invitan a un canuto cuando te ven descansando, chicos con tatuajes ke te llaman cada rato por si necesitas algo, y alemanes pelirrojos ke se ofrecen para masajearte los pies...

Y mientras tú, o yo, ahí, sorprendida, mal acostumbrada, o bien, pensando ke es un coñazo trabajar por las noches, pero ke es una pena ke se termine dentro de poco. No tendría ke kejarme, lo echaré de menos luego...






Voy a organizar un consejo de sabios...

SIN PAPELES
JOSÉ SARAMAGO
4 de Diciembre de 1998, El Mundo

La identidad de una persona no es el nombre que tiene, el lugar donde nació, ni la fecha en que vino al mundo. La identidad de una persona consiste, simplemente, en ser, y el ser no puede ser negado. Presentar un papel que diga cómo nos llamamos y dónde y cuándo nacimos, es tanto una obligación legal como una necesidad social. Nadie, verdaderamente, puede decir quién es, pero todos tenemos derecho de poder decir quiénes somos para los otros. Para eso sirven los papeles de identidad. Negarle a alguien el derecho de ser reconocido socialmente es lo mismo que retirarlo de la sociedad humana. Tener un papel para mostrar cuando nos pregunten quiénes somos es el menor de los derechos humanos (porque la identidad social es un derecho primario) aunque es también el más importante (porque las leyes exigen que de ese papel dependa la inserción del individuo en la sociedad).

La ley está para servir y no para ser servida. Si alguien pide que su identidad sea reconocida documentalmente, la ley no puede hacer otra cosa que no sea registrar ese hecho y ratificarlo. La ley abusará de su poder siempre que se comporte como si la persona que tiene delante no existe. Negar un documento es, de alguna forma, negar el derecho a la vida. Ningún ser humano es humanamente ilegal, y si, aún así, hay muchos que de hecho lo son y legalmente deberían serlo, ésos son los que explotan, los que se sirven de sus semejantes para crecer en poder y riqueza. Para los otros, para las víctimas de las persecuciones políticas o religiosas, para los acorralados por el hambre y la miseria, para quien todo le ha sido negado, negarles un papel que les identifique será la última de las humillaciones.
Ya hay demasiada humillación en el mundo, contra ella y a favor de la dignidad, papeles para todos, que ningún hombre o mujer sea excluido de la comunidad humana.

JOSE SARAMAGO MORA

Golfaaaaaaaaaaaa!!

de cambiar el mundo entre todas o no se puede enseñar sin el ejemplo

Esta semana han pasado muchas cosas... La primera de todas, es que he sacado como media hora para ver las noticias. No me siento orgullosa, ...