14.12.05

CAMBIOS

Mi hermano Javier nació en el 76. Mi otra hermana, la Constitución, dos años después, en el 78. Y yo, la pekeña de los tres, en el 82.
A pesar de su corta edad, mis hermanos, se ocuparon de protegerme desde el momento en ke nací. Cada uno a su manera. Me han cuidado con mimo y se han preocupado de ke creciese sana, fuerte y educada. Con todas las cosas ke por derecho me corresponden.
Me han protegido, ambos, de la injusticia y de la incultura, de la intransigencia de los demás, y de otras muchas "in" que me amenazan cada día. Cada uno a su manera se han ocupado siempre de intentar ke no me faltase de nada.
Ha llovido mucho desde entonces, ya tengo 23 años, Javier 29 y la Constitución 27.
He cambiado un poco, he madurado un poco, me he hecho más sabia. Al principio me asustaba hacerme mayor, pero mi hermano me ha ayudado a ver que los cambios, al crecer, son siempre para mejor, y ke no hay ke tener miedo. Ke a él también le pasó.
- ¿Y la Constitución?- Le pregunté.
- No, a ella no - me dijo- a ella no la dejan crecer.

No hay comentarios:

de cambiar el mundo entre todas o no se puede enseñar sin el ejemplo

Esta semana han pasado muchas cosas... La primera de todas, es que he sacado como media hora para ver las noticias. No me siento orgullosa, ...